Putamadre

Encontré a Brisa

Brisa

No sé si ya era así y por eso me volví periodista o por ser periodista me volví así.

¿Así cómo? Metiche.

Vengan, que les tengo una historia. Algo que nos pasó el fin de semana a mí, por metiche, y a la mamá de Anuar o, como quien dice, misuegra.

Bertita o La Señora o misuegra o la mamá de Anuar no es de tener amigas, en eso se parece a mi mamá. Desde que la conozco me lo dijo y desde entonces también me habló de Brisa, su única amiga a quien dejó de ver hacía años, pero con quien permanecía en contacto por teléfono.

Entre lo de siempre y entre que Brisa se fue a vivir hace mucho a Cuernavaca, La Señora le perdió el rastro hasta que un día, por ahí de 2009, Brisa contactó con Anuar para pedirle el teléfono de su mamá y volvieron a llamarse.

Les digo que no se hablaban todo el tiempo, pero sabían bien de la vida de la otra: de los esposos y ex-esposos de cada una, de los fantastiquísimos hijos que tenían, de sus quehaceres y de sus familias. Lo normal entre amigos de toda la vida. Según supe, se conocían desde secundaria.

Tengo casi siete años con Anuar. De esos casi siete años, escuché hablar de Brisa, creo, como tres veces: cuando supe quién era, cuando contactó a Anuar por Facebook y, ayer, cuando La Señora me dijo que ya no le contestaba el teléfono y que no sabía cómo más dar con ella.

Ahora, eso de “me dijo” es bien relativo. La verdad es que en el desayuno le preguntó a Anuar si ya le había escrito a Brisa o si había hecho algo por ayudarla a contactar con su amiga. Anuar no le dijo ni que sí ni que no y se limitó a darle algún pretexto baratón, del tipo “es que se me ha ido la onda”.

Pero yo, como soy bien metiche, pregunté todos los detalles. Cómo se apellida Brisa, desde cuándo no hablaba con ella, qué fue lo último que supo de ella y cómo fue que perdieron comunicación. La mamá de Anuar me contó que desde 2013, más o menos habló con ella por última vez, y lo único que pasó fue que, aparentemente, Brisa cambió de teléfono y cada vez que trataba de llamarle escuchaba la misma grabación: “El número que usted marcó ha sido suspendido”.

Soy una stalker profesional y, como tal, di rapidísimo con los que aparentemente eran sus hijos y también con sus hermanas. Vía Facebook les escribí a todos preguntando si eran quienes creíamos que eran y si podían ayudarnos a comunicarnos con Brisa.

Unas horas después respondió el que supuestamente era el hijo y, la buena noticia es que sí, era hijo de Brisa. ¡Viva!

Misuegra se puso bien contenta.

Enseguida le escribí para decirle que la mamá de Anuar tenía muchas ganas de platicar con su mamá y que por favor nos ayudara a dar con ella. Esto fue lo que respondió:

img_8154

Putamadre.

En ese momento, como le dije a Jordi en Messenger, estaba con La Señora. En cuanto leí el mensaje me cambió la cara y misuegra supo que algo estaba mal.

Le tuve que decir.

Ya sabía que no era normal tanto tiempo de ausencia, me dijo. Luego se puso a llorar y nos abrazamos. Se puso súper triste.

Súper triste.

Después de eso le dije a Jordi que ¿lo sentíamos? y que gracias por responder. Ojalá las hermanas y todos los demás parientes a los que importuné jamás vean el mensaje.

Brisa tuvo una neumonía en 2013 que se complicó y terminó en un paro respiratorio. Ese año fue cuando habló por última vez con la mamá de Anuar.

Si yo no hubiera metido mi cuchara, La Señora seguiría con la duda pero sin la tristeza.

De todos modos me dio las gracias. Dice que prefiere haber sabido la verdad.

¿Sí?

 

Estándar