Sin categoría

Jugar a tener la razón

imagen

Seguro repruebo Química, seguro ese vato nomás quería coger, seguro no me voy a quedar en la UNAM, seguro esta dieta no va a funcionar, seguro todo será un desastre.

Ése es mi juego: apostar a tener la razón.

Según yo, esperar lo peor es, de hecho, lo mejor. Tiene mucho sentido. Si la cosa sale bien, pues ya está: todo perfecto; y si la cosa resulta mal, al menos tuve razón. Al menos eso.

Es una especie de “ganar-ganar”. Así es como funciono desde que puedo recordar.

Pero, ¿saben qué? El juego se ha salido de control y digamos que las apuestas son cada vez mayores.

Ya no solo se trata de “seguro ya no hay boletos para esa función”.

Estamos hablando de “seguro no me van a contratar” porque “seguro dije algo mal” porque “seguro soy un fraude” porque “seguro lo mío ha sido solo suerte” porque, porque, porque, porque…

Y ya no quiero jugar. Estoy cansada.

Dicen que los pesimistas son optimistas bien informados. Yo digo que sí, pero además padecemos ansiedad.

 

Estándar

2 thoughts on “Jugar a tener la razón

  1. Definitivamente es una forma de ser de casi todos, me incluyo. Siempre calculo el peor escenario posible, supongo es una forma de defensa y al mismo tiempo autosabotaje.
    Ya se me ha quitado un tanto eso gracias a la terapia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s