Me convertí en un meme (y no me gustó)

Veo a mi hermana al menos dos veces por semana. Más si es posible, y menos no porque no puedo de la nostalgia. El domingo pasado fue uno de esos días en los que cada quien hizo su vida. Ella fue al partido de Pumas y yo estuve en lo mío.

A media tarde me envió esto:

ArKgADYgJBF2HSRn9GDkrFWQPa02sOeOxZqrrfKUvlgR

AOC, pensé. Otro meme.

Luego escribió que no volvía a ir al estadio, que se espantó y que todo salió mal. Vi con detenimiento la foto: ¡era ella! Ceci, mi prima, su novio y el hermano de su novio protagonizaban ese meme y peor: la pelea que aparecía en ese meme.

Le pedí que contara la historia en mi blog. La cuestión es que a ella se le da bien descansar y a mí escribir. O sea que le dio flojera y me propuso otra solución.

Lo que a continuación leerán es lo que me contó por WhatsApp. Lo copié, lo pegué aquí y medio lo arreglé:

Si ya había dicho que no volvía a un estadio, no sé por qué fui. Ya ni si quiera terminamos de ver el partido. Estuvo bien feo.  

El güey atrás de nosotros estaba jode y jode. No lo pelamos, hasta que le aventó una botella a Fito, el hermano de Roberto y la persona más noble del mundo.

—¿Por qué me avientas eso?

—Por mis huevos

Entonces Roberto, enojadísimo, se volteó y le soltó un madrazo, que fue correspondido con otro madrazo. Así comenzaron a pelear.

Carla, mi prima, trató de separar la pelea, pero la novia de uno de los tipos con los que Roberto y Fito peleaban la tomó del pelo y la jaloneó. 

No supe qué me pasó o cómo fue que sin pensarlo le solté un golpe a la mujer que tenía del pelo a mi prima. Le solté un puñetazo en el cuello. Ni si quiera sabía que podía soltar puñetazos.  

Estaba furiosa pero luego me puse a llorar porque no podía creer que perdí así el control.

No sé exactamente cuánto tardó en llegar la policía, pero a mí me pareció mucho tiempo, horas, aunque calculo que fueron 20 minutos. Se llevaron a los provocadores, pero de todas formas nosotros también nos salimos.

No puedo creer lo desagradables que somos. Las personas de alrededor gritaban “¡Pelea! ¡Pelea! ¡Pelea”, mientras dos se golpeaban, había sangre y rodaban por las tribunas. Eran como animales y me da coraje porque yo hice lo mismo, me encendí en un minuto.

Cerca de nosotros había gente mayor, familias, niños pequeños. Qué pedo.

Estoy muy enojada y triste. Me voy a dormir un rato.

Sin categoría

3 Comments Deja un comentario

  1. Claramente ayudaste mucho en lo que dijo, porque como realmente habla es así:

    Entonces yo pas! Pego y luego hsgsisbsusks y entonces así y dije ay no y hshsidbduapa

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: